Correr para olvidar los malos rollos.

Publicado 20 mayo, 2014 por Diana Pardo

Correr para olvidar

Correr, es un deporte de toda la vida, sin embargo a medida que pasan los años, va aumentando su protagonismo.

Las causas pueden ser muchas, yo apuntaría como la principal, la necesidad que tenemos como seres humanos, de pasar tiempo al aire libre, y si puede ser en contacto con la naturaleza mejor todavía.

La sociedad de hoy en día, por lo general nos mantiene encerrados en nuestros puestos de trabajo en oficinas, almacenes, edificios, fábricas…etc, siempre bajo cubierta. Sin embargo, el ser humano fue creado para vivir en libertad y equilibrio con el entorno natural. Por eso cada vez mas adeptos, se apuntan a esta disciplina, que actualmente pertenece a un sector totalmente especializado. Hasta se han creado anuncios de televisión exclusivos explicando los beneficios y sensaciones que surgen al practicarlo. Sensación de libertad, desconexión, fusión con el entorno…etc.

Correr para olvidar

A mayores de todo esto, la neurociencia ha hecho un descubrimiento muy significativo, que añade una cualidad más a este deporte. Han demostrado tras varios estudios, que correr potencia la creación de nuevas neuronas que favorecen el olvido y la superación.

Todos nos acordamos del tierno Forrest Gump, cuando fue rechazado por su amada Jenny, y decidió emprender una carrera sin fin, que duró tres años y recorrió Estados Unidos. Con esto, el maravilloso Forrest , pretendía olvidar la dolorosa experiencia, y según los resultados de este experimento, lo consiguió con creces.

La investigación en la que han participado científicos de Canadá y Japón, demuestra que estas nuevas neuronas nacen a lo largo de toda la vida, destruyen conexiones antiguas y de ahí la pérdida de recuerdos. Esto explicaría porqué no somos capaces de recordar la mayoría de los momentos de nuestra primera infancia, etapa en la cual la formación de neuronas es espectacular.

Ademas de todo esto, el correr, crea adicción, bienestar y estimula la producción de endorfinas, también llamadas hormonas de la felicidad ( muy similares al opio, morfina o heroína, pero sin sus efectos negativos). Estas sustancias totalmente naturales generadas por el organismo, producen una fuerte analgesia, eliminan el malestar y disminuyen las sensaciones dolorosas.

Correr para olvidar

Las caricias, besos y abrazos también estimulan la producción de endorfinas, así que ya sabéis,…

¡A quererse mucho!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: