21 Días sin Quejas. Crea un hábito y se feliz.

Publicado 26 mayo, 2014 por Diana Pardo
Quejas

Quejas

21 días sin quejas parece el título de una película o de un programas de televisión, sin embargo no lo es. Sí es el nombre de uno de los libros que mas me han impactado últimamente, a cuyo autor Bill Bowen , le doy mi más sincera enhorabuena.

Una de las cosas que más  preocupa de nuestra sociedad, es la negatividad y ambiente hostil que se respira. Caminamos por la calle como robots, sin mirarnos unos  a otros, siempre invadidos por la prisa, parece que nunca tenemos tiempo para nada, ni siquiera para hacer lo que más nos gusta. Este comportamiento, influye en nuestra actitud.

Si fuéramos oyentes pasivos de los cientos de conversaciones que se generan a nuestro alrededor , casi seguro que en la mayoría habría quejas.

Este libro trata de esto mismo, de eliminar las quejas de nuestra vida durante 21 días. ¿Y porqué?,  porque es el tiempo que nuestro cuerpo tarda en adquirir un hábito.

No a las  quejas

No a las quejas

 

La historia, analiza el comportamiento humano desde sus principios más básicos. es decir, parece ser que según estudios neurológicos y físicos, el cuerpo humano tarda 21 días en adquirir un hábito. Si consigues llegar a ese límite, tu cuerpo y tu mente habrán incorporado esta rutina para llevarla a cabo de forma habitual y sin esfuerzo.

Esto  explica porque mucha gente cuando toma decisiones del tipo, dejar de fumar, someterse  una dieta, comenzar a practicar algún deporte…etc, fracasan en sus intentos y cuando investigas un poco más a fondo, ves que ninguno de ellos ha conseguido superar el límite de estos 21 días.

El autor afirma que últimamente estamos muy mal acostumbrados a quejarnos por todo cuanto nos rodea, y esto nos impide ver y valorar todo lo que tenemos a nuestro alrededor, y lo peor de todo, es que está mas que demostrado, que las emociones se transmiten, sean positivas o negativas, así que si creamos un ambiente hostil en nuestra mente, lamentándonos de todo lo que nos pasa, desde cosas importantes hasta la más ínfima, lo único que haremos, será crear un ambiente negativo, que no solo nos repercutirá a nosotros, sino también a los que nos rodean; compañeros de trabajo, familia, hijos…etc.

Entonces ,¿no es mejor sembrar felicidad y optimismo?, positivismo, esperanza alegría….Estos serán los pasos a seguir para conseguir nuestro objetivo en la vida que es ser felices, y con estas malas costumbres, nunca lo vamos a conseguir.

Por eso Bill Bowen, nos propone un experimento que él ha llevado a cabo con miles de personas y grupos, y por supuesto consigo mismo. Consiste en lo siguiente.

NO debemos emitir ni una sola queja, por pequeña que sea en 21 días.

Para guiarnos en el proceso, es necesario que nos pongamos en nuestra muñeca, una pulsera a gusto del consumidor, y cada vez que caigamos en la queja, nos la cambiaremos de muñeca y comenzará nuestra cuenta de nuevo en el día 1.

Parece  fácil¿ verdad?… Pues no lo es, ni mucho menos. Hay personas que tardan a lo mejor un año en conseguirlo, otras menos y otras más, y otras lo dejan por imposible porque están aferrados a lo negativo como estilo de vida.

Con este experimento, ademas de conseguir el hábito para nuestro cuerpo y mente de no emitir quejas, también aprendemos a escucharnos a nosotros mismos cuando hablamos, y  esto es impresionante, porque es algo que no hacemos a menudo. Aquí nos daremos cuenta,  la de quejas sencillas que salen de nuestra boca a lo largo del día: esta comida sabe mal, esta camisa me sienta fatal, tengo un pelo indomable, menudo día de perros, estoy amargado con el tiempo….etc ……etc

Si conseguimos llegar a la meta, nuestro cuerpo y nuestra mente nos lo agradecerán, porque comenzaremos a ser personas mucho mas positivas, que volvemos a aprender a ver el lado bueno de las cosas, valoraremos lo que tenemos en lugar de añorar lo que no tenemos, disfrutaremos de la compañía y el entorno,  es decir, aprenderemos a ser felices, que es el objetivo.

Para lograrlo, el libro nos da pequeños trucos como por ejemplo que durante nuestro periodo de experimentación, debemos alejarnos de aquellas personas que están todo el día quejándose, porque ademas de perturbarnos con sus pensamientos negativos, nos será muy difícil no contestarle con otra queja, y tendremos que comenzar de cero.

Uno de los casos reales que mas me ha emocionado del libro, que hay muchos, es el caso de una persona que es diagnosticada de una enfermedad terminal, a la que los médicos daban muy poca esperanza de vida. Esta persona, decidió vivir los días que le quedasen, disfrutando de cada momento  de su día a día, no quejándose y exprimiendo al máximo sus días. Proceso muy difícil desde mi punto de vista.  Esta persona al fin falleció, pero consiguió vivir tres años, mucho mas tiempo del diagnosticado, y durante este tiempo, quitando la ultima etapa, aprovechando al máximo la vida.

Gran lección que pone los pelos de punta.

Por eso, aprovechemos nuestros días, amémonos, besémonos, disfrutemos. Inundemos nuestra mente de pensamientos optimistas. Alejémonos de las personas envidiosas y negativas.

Digamos no a las quejas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: